Consejos para encontrar la mejor vivienda usada

Antes de tomar la decisión de comprar una casa que ya ha sido habitada, es importante tener claras algunas dudas que son necesarias para elegir la mejor opción.

Comprar una casa es un gran paso en la vida de toda persona. Sin embargo, es necesario tener en cuenta ciertos aspectos indispensables para tomar una decisión correcta, ya que no debería ser algo que se tome a la ligera. Por lo que hoy te compartiremos algunos consejos para que puedas encontrar la mejor vivienda usada y te enamores por completo de tu nuevo hogar.

No en todas las ocasiones es posible construir un lugar desde cero y adquirir un inmueble que ya haya sido utilizado es una gran alternativa para ahorrar gastos en diseño y construcción. Comprar un domicilio es pensar en el futuro propio y en el de la familia, pero recuerda que es una inversión a largo plazo y debes estar completamente seguro de realizarla.

5 consejos útiles a la hora de comprar una vivienda usada

Ya sea que se trate de tu primera casa o quieras invertir en la propiedad raíz, adquirir una vivienda usada puede traer muchos beneficios y ventajas a futuro. No obstante, esa casa o apartamento será el sitio en donde es posible que pases gran parte de tu tiempo, y pensar en cada detalle (por mínimo que parezca), es fundamental para elegir con sabiduría e información.   

 1. ¿Propiedad vertical o propiedad horizontal?

Tanto las casas como los apartamentos ofrecen ventajas y desventajas que deben tenerse en cuenta dependiendo del estilo de vida y las posibilidades de cada persona. Desde aspectos como la privacidad y el cumplimiento de reglamentos hasta temas de acceso y facilidad.

Estas son las principales diferencias entre ambas propiedades:

  • Propiedad horizontal: se trata de apartamentos que se encuentran dentro de un edificio. Por ende, existen varios propietarios de diferentes inmuebles que a su vez son copropietarios de los bienes comunes del edificio. Se deben seguir normas de convivencia reguladas por cada país y pagar cuotas de manejo.
  • Propiedad vertical: se refiere aquellas viviendas que son una única propiedad y, por lo tanto, pueden no existir copropietarios. A diferencia de la propiedad horizontal cuya principal función es ser habitada, con la vertical se tiene la posibilidad de subarrendar una parte parcial o total de la casa para beneficio económico.

Por eso es esencial que antes de ponerte a buscar posibles lugares, definas si quieres vivir en una casa o un apartamento. No todas las personas sirven para convivir con otras en un mismo edificio, mientras que algunas prefieren esa alternativa para ahorrar gastos de mantenimiento. Recuerda que en cualquier caso se deben seguir reglas de convivencia social para evitar malentendidos.

2. Programa una visita y comprueba el estado de la vivienda

Una de las reglas de oro en el mundo inmobiliario. Ninguna persona debería comprar una vivienda sin antes ir a verla personalmente. Porque a pesar de que las imágenes y recorridos virtuales pueden parecer muy prometedores, en muchas ocasiones se toman decisiones a la ligera basadas en ilusiones que se derrumban a la hora de la verdad.

Por esta razón, si alguna propiedad de nuestro catálogo llamó tu atención, ponte en contacto y agenda una visita. Es muy recomendable contar con tiempo suficiente para realizar el recorrido sin ninguna prisa y poder recolectar la mayor cantidad de datos posibles. Pues serán decisivos a la hora de comparar posibles alternativas.

Ten en cuenta lo siguiente:

  • Estado de la propiedad: fíjate en qué condiciones se encuentra la casa. Cada detalle cuenta, desde la fachada y las paredes hasta el piso y el techo. Algunas ofertas pueden parecer tentadoras, pero si requieren mucha inversión en remodelación hay que pensarlo dos veces.
  • Habla con los vecinos: nadie conoce mejor una casa que ya ha sido usada que sus vecinos. Indaga en el ambiente del barrio o del edificio. Si se trata de propiedad horizontal,
  • Preguntar por cuota de administración: tanto si se vive en un edificio o en una urbanización. Vivir en conjuntos residenciales privados por lo general conlleva a un pago mensual para mantener los espacios y zonas comunes en perfecto estado. Tenlo muy presente.

3. Piensa en la ubicación

Todos los lugares cargan con una identidad propia que puede chocar con el estilo de vida de algunos propietarios. Es por lo que se debe tener muy en cuenta la ubicación de la propiedad; ya que, si decides comprarla, es el sitio en donde podrías pasar el resto de tu vida.

“Contar con una localización central y que esté cerca del trabajo, la escuela, supermercados, centros de salud o entretenimiento es una gran idea para ahorrarse largas distancias en recorridos matutinos y evitar gastar mucho dinero en trasporte público o privado.”

Además, es indispensable, por supuesto, sentirse cómodo y seguro al caminar por los alrededores de la propiedad o al interactuar con los vecinos.

4. Pregunta la antigüedad de la vivienda usada

A pesar de que la arquitectura del pasado es en muchas ocasiones hermosa y digna de conservar, si no se le han brindado los cuidados necesarios a través de los años, puede que en un futuro próximo necesite remodelaciones obligatorias con el fin de continuar en pie.

No obstante, todo depende del estado de la propiedad. Existen algunos proyectos actuales, pero construidos con materiales de baja calidad que más temprano que tarde terminan por necesitar arreglos. Así que pregunta cuántos años tiene de construida la casa y saca tus propias conclusiones con base en los puntos anteriores.

5. Indaga en la proyección de la zona

Comprar una vivienda es una inversión importante que no debe tomarse de la noche a la mañana. Puesto que tras de esa propiedad estarán los esfuerzos e ingresos que costaron trabajo conseguir. Así que, si piensas hacer de esa casa o apartamento tu próximo hogar, busca información acerca de la proyección de la zona.

Esto es de gran beneficio, ya que, si la tendencia del barrio es al desarrollo empresarial, tal vez vivir en un contexto muy concurrido y ruidoso no sea la mejor idea. Si, por el contrario, se trata de una zona familiar o con alta población de retirados, puede que seguir las normas de convivencia valga la pena a cambio de paz y más tranquilidad.

3 formas de adquirir una vivienda usada

Dependiendo de la forma en la que se adquieran la propiedad se pueden ahorrar grandes sumas de dinero. Al contar con la oferta indicada o un equipo inmobiliario eficaz. Sin embargo, también se asumen algunos riesgos en caso de no ser precavido y confiar por completo en personas que solo quieren sacar provecho.

Estas son 3 maneras de comprar una vivienda usada:

1. Contacto directo con el propietario

Esta modalidad puede ser muy útil para aquellas personas con una amplia experiencia en la compra y venta de viviendas. O también en caso de tratarse de negocios familiares o con personas de suma confianza. Puesto que la falta de conocimiento puede ser aprovechada para realizar trámites fraudulentos e ilegales que ponen en peligro el patrimonio de las personas o aumentar significativamente el precio del inmueble.

Por esta razón, si es el caso, busca ayuda profesional para evitar falsificaciones en los certificados o que ejecuten escrituras falsas sin ningún poder legal. Procura tener cuidado y no entregues dinero de manera anticipada en ninguna circunstancia para comprar una vivienda usada. Nadie debe presionarte realizar esta decisión y menos sin asesoramiento.

2. A través de inmobiliarias de confianza

Contratar los servicios de una agencia inmobiliaria como los que ofrecemos en Casas en venta Medellín es una excelente opción. Ya que puede recibir el asesoramiento de profesionales en el sector que lo ayudarán a encontrar la mejor vivienda usada.

Una de las principales ventajas de comprar una propiedad mediante una inmobiliaria es que no se debe preocupar de más por los trámites legales. Puesto que el equipo de la agencia proporcionará toda la información necesaria hasta que decida tomar la decisión a plena consciencia de adquirir la vivienda.

Además, esta alternativa es ideal para aquellas personas que no tienen tiempo debido a sus compromisos para estar buscando posibles lugares. Un par de reuniones para aclarar presupuestos, preferencias y ubicación serán más que necesarias para comenzar a seleccionar su próximo hogar.

3. Recurriendo a remates de bancos

Si se cuenta con un presupuesto limitado, buscar casas en remates inmobiliarios es una buena idea para materializar el sueño de tener casa propia. Mediante esta modalidad que ofrecen los bancos se pueden conseguir inmuebles entre un 50% y un 70% más económicos a su precio inicial.

No obstante, es necesario asesorarse de personal capacitado para que haga los análisis jurídicos y detecte las deudas que pueda llegar a tener la vivienda. Uno de los riesgos es que el precio sea demasiado bajo debido a que el banco embargó la parte que le correspondía al deudor. Entonces, de no ser precavido y contar con el acompañamiento adecuado, el comprador deberá compartir la tenencia con otros propietarios.

Métodos de financiación de vivienda usada

No contar con el dinero suficiente para adquirir un inmueble no debe ser una excusa para renunciar al sueño de tener una casa propia. Ir ahorrando lo que se pueda para alcanzar en algún momento las metas es un gran paso para ir materializando las ideas.

Por su parte, algunas empresas ofrecen a sus empleadosla posibilidad de acceder a préstamos para financiar la compra de una vivienda usada. También existen algunos programas patrocinados por el gobierno nacional o bancos privados para permitirle a los ciudadanos comprar casa propia.

Otra buena idea de financiamiento es liquidar activos improductivos, tales como automóviles, joyas, bolsos, zapatos u otros objetos de valor. Aunque si se cuenta con el dinero suficiente para adquirir la propiedad es mejor para evitar sobrecostos y evitar deudas futuras.

Sigue estos consejos para encontrar la mejor vivienda usada

Ahora que conoces todos aquellos detalles que deberías tener en cuenta, tómate el tiempo para recolectar la información necesaria. Recuerda que es indispensable tener claras las preferencias y deseos personales. Así como también la ubicación del inmueble, su estado y proyección de la zona.

Por último, piensa en la manera en la que deseas adquirir y financiar la propiedad y déjate asesorar de profesionales para evitar estafas y robos. Muchas veces detrás de grandes ofertas se esconden personas dedicadas a sacar provecho de la ingenuidad de los novatos inmobiliarios. Así que ten cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.